Solo los peces muertos siguen la corriente del río…

La propuesta consiste, fundamentalmente, en que podamos repensar las diferentes ideas o pensamientos que de alguna manera sostuvieron sobre la libertad e independencia en 1816, desde sus acciones y corrientes.
Lo importante es destacar que todos son o fueron seres humanos que de alguna manera impactaron desde su propia filosofía, sus formas de actuar o de vivir.

Es trascendental dar o buscar un sentido de la realidad, de alguna manera desde la educación debemos plantearnos ¿cómo desde nuestras pequeñas acciones podemos generar espacios para desconstruir la realidad, liberarnos de ciertas ataduras, sin animarnos a subirnos a un ritmo de la movilidad postmoderna?

Desde nuestro lugar nos lanzamos a una propuesta, a un desafío: resignificar las frases, construyendo desde una cultura digital, donde los vínculos virtuales y memoria inmediatas muchas veces no nos permite encontrarnos con nosotros mismos, tal vez cada uno lo compartirá, pero debe ser parte de un proceso de desaprender y aprender incesantemente.
¿Por qué un pizarrón? Un primer planteo surgió, en considerar que muchas veces lo tradicional no significa irrelevante, lo cual podemos definir como un bien cultural propio de nuestro sistema educativo.

¿Sabías sobre el pizarrón? Papel y lápiz no eran muy comunes en los años 1800 y anteriores, por lo que los estudiantes utilizaban pizarras individuales de porcelana o de madera pintadas de negro para escribir sus tareas. Como los maestros no tenían forma de transmitir información a una clase entera excepto verbalmente, a menudo tenían que escribir en la pizarra, las tareas de cada estudiante.

La primera pizarra se hizo de color negro, y su creación se le atribuye a la vieja escuela Superior de Edimburgo, en donde el director James Pillans la usó para enseñar geografía. El primer uso documentado de un pizarrón en los Estados Unidos fue en 1801, cuando George Baron, un instructor en la academia militar, utilizó uno para enseñar matemáticas.
Con el pasar del tiempo, las pizarras llegaron a las oficinas y centros de investigación, especialmente en matemáticas y ciencias, porque eran muy útiles en entornos de grupo para la presentación de la información, para tomar notas y preservar las ideas nacidas durante las sesiones de lluvia de ideas.

En la década de 1960, comenzaron a ser producidas las pizarras de color verde porque se creía un color más amigable que el negro, y además las tachaduras no eran tan perceptibles.

En la década de 1980, las pizarras o tableros de borrado en seco, comenzaron a aparecer en las salas de conferencias corporativas.

En 2000, en casi una cuarta parte de todas las aulas con pizarras convencionales fueron reemplazadas por pizarras acrílicas o computadoras, para proteger a los niños alérgicos al polvo de tiza.

Los tableros de comunicación han evolucionado mucho en las últimas décadas. Partiendo de sus orígenes cuando se utilizaba la tiza, pasando por los pizarrones blancos y llegando a los pizarrones interactivos, que son los más recientes.
Justamente para realizar una mirada de nuestra historia, se eligió un pizarrón, por ser un recurso fundamental a las prácticas docente en nuestros sistemas educativos. Lo paradójico es que podamos conservar y repensar los pensamientos, para animarnos a volar, revalorizar las palabras, darle una permanencia y una posibilidad de abrir los horizontes de crear, imaginar, decidir…

Por eso te comprometo con dicho espacio, desde el proyecto realizado junto a los chicos del instituto, a ser protagonista.

  1. Modelo del proyecto:”¿CÓMO CONSTRUIR NUESTRA FORMACIÓN CIUDADANA DESDE LAS PRÁCTICAS DOCENTES INSTITUCIONALES?”
  2. Leer y seleccionar la o las frases a tu elección donde podrás dejar tu opinión o perspectiva al respecto.
  3. Te presentamos algunas experiencias aulares para abordar, pero también esperamos tus propuestas para enriquecer el espacio.

Sugerencias para trabajar en el aula, para el desarrollo de la oralidad y la lecto-escritura, desde la creatividad e imaginación:

  1. Realizar un recorrido por la avenida principal de la ciudad y utilizando sus celulares: seleccionar las frases con la cual se identificaron o no.
  2. Realizar una investigación exploratoria sobre él o los autores seleccionados: ¿Quiénes fueron? ¿qué aportaron desde su lugar? ¿Qué defendieron?
  3. Si te encontraras con ellos…qué preguntas les harías: ¿de qué hablarían? ¿Cómo habrá sido su adolescencia? ¿Cuáles son los valores en los cuáles no coinciden? ¿qué posición tendrían con respecto a la violencia y la despenalización del aborto?
  4. Trabajar los derechos humanos que ellos defendían o defienden y cuáles priorizarían ustedes
  5. Elaborar afiches informativos sobre quiénes fueron
  6. Plantearse un encuentro hipotético en un hotel, donde deberán convivir durante un mes los autores elegidos: ¿de qué hablarían en los espacios de encuentro? ¿Quién se defendería o se opondría a quién?¿qué análisis realizarían de nuestra situación actual?
  7. Realizar producciones textuales a su elección
  8. Diseñar y elaborar graffitis, murales sobre las temáticas
  9. Generar un espacio de debate sobre los autores seleccionados.

Ubicar a los autores en su tiempo y espacio